fbpx

Encontrar pareja estable en estos tiempos parece misión imposible. Y es que cuando crees que por fin llegó a tu vida alguien especial, de pronto empieza a hacer cosas raras y te preguntas si eres la chica comodín.

¿Qué significa ser la chica comodín?

Ser la chica comodín significa que estás siendo “usada” para lo que el otro quiere. Que estás rellenando sus tiempos muertos y sus huecos libres.

Cuando eres la chica comodín el otro está centrado en sí mismo, en sus intereses, en lo que le apatece en cada momento, mientra que tú en cambio estás centrada solo en él, en complacerle.

Cuando eres la chica comodín no eres la protagonista y recibes solo migajas.

Si eres la chica comodín te estás olvidando de tí para concentrar todas tus energías en el otro. Y sé que lo haces con la falsa esperanza de que así se enamorará de tí y se convertirá en tu pareja.

Crees que si le das todo sin pedir nada a cambio, al final te convertirás en alguien imprescindible en su vida y te pondrá en el lugar que te corresponde.

Pero la realidad es justo la contraria. Si aceptas ser la chica comodín con tu mejor de las sonrisas, si estás siempre disponible para él, te colocarás tu misma la etiqueta de chica comodín y ¿sabes qué consecuencias tiene esto?

¿Qué sucede cuando aceptas ser la chica comodín?

Lo que sucede es que estás aceptando las reglas para jugar a un juego al que en realidad no quieres jugar.

Tú no quieres ser la chica para un ratito. No quieres ser la que espera siempre a que el otro le haga un hueco en su agenda. No quieres ser la última de la lista. En definitiva, no quieres ser su opción más segura, quieres ser su prioridad.

¿Quieres saber si eres la chica comodín? Haz el test.

Responde SI o NO.

  • Estoy siempre disponible para verle, cambiando planes que ya tenía para poder estar con él si me llama de pronto para vernos.
  • Me vuelco con él, me entrego y soy siempre complaciente en cada encuentro, aunque a veces haya cosas que no quiero hacer.
  • Siempre nos vemos en mi casa o en la suya, pero rara vez hacemos otra cosa.
  • Me gustaría proponerle otros planes pero no me atrevo por miedo a que él no quiera.
  • Siento un gran vacío cuando sale de mi casa. Me siento triste.
  • Siento ansiedad cuando no me escribe ni sé nada de él en muchos días.
  • Me encantaría tener una relación estable con él pero disimulo y le  hago creer que estoy bien así para que no se asuste.

Si la mayoría de tus respuestas has sido “SI”, te has convertido sin saberlo en una chica comodín.

¿Cómo dejar de ser la chica comodín?

Para cambiar por completo las reglas del juego en tus relaciones de pareja, lo primero que tienes que hacer es creerte que tú lo vales. Es decir, empezar a ser consciente de que te mereces ocupar el primer puesto de la lista, para dejar de comerte las migajas que otros quieren darte.

Si permites esto, sin poner límites, sin manifestar tu descontento, estás firmando un pacto con el diablo que te arrastrará a una relación que en realidad no quieres.

– Aprende a amarte para no sentir ese vacío emocional que te hace aceptar relaciones que en realidad no quieres.
– Establece tus reglas desde el primer momento. Deja claro que quieres y qué no quieres. Y si desaparece alégrate porque eso significa que has tomado la mejor decisión para tí.
– Comunica abiertamente lo que te gusta y lo que no. Al hacerlo te harás respetar.
– Deja de centrarte solo en él y en planes con él. Ponlo en un segundo plano y en cambio enriquece tu vida abriéndote a conocer a otras personas. Esto te ayudará a tener menos ansiedad por él.
– Pon el foco en tí, en estar bien contigo y la persona que quieres llegará a tu vida. Si todo tu energía está puesta en alguien inapropiado nunca habrá espacio para que entre la persona que te mereces.

Si quieres aprendera a tomar las riendas de tu vida sentimental, apúntate al Programa Amor Con Sentido, un apasionante viaje de autodescubrimento para encontrar el amor.

Leave a Reply

 

Lidiaalvarado.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el siguiente formulario, serán tratados por Lidia Alvarado como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzcas los datos de caracter personal que aparecen en el formulario como obligatorios, podrá tener como consecuencia no poder atender tu solicitud.

Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Ionos (proveedor de hosting de lidiaalvarado.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Ionos. 

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en lidiaalvarado.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de datos en mi página web: https:lidiaalvarado.com, así como consultar mi política de privacidad.

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.