Me enamoro muy rápido, ¿Tengo un problema?

Las personas que se enamoran con facilidad son aquellas que lo hacen rápidamente y de forma indiscriminada sin tener en cuenta la personalidad de la otra persona, sus verdaderas intenciones o si son correspondidas.

Su enamoramiento obedece a razones que poco o nada tienen que ver con el amor. Estas personas siempre están con la antena del amor puesta allá por donde van. Son “love hunters” (cazadores del amor).

Solo necesitan recibir una pequeña muestra de atención o afecto por parte del otro, para sentirse tremendamente especiales y activar de manera inmediata el interruptor del enamoramiento. Fruto de esto empiezan a idealizar a esa persona, a ponerla en un pedestal proyectando en ella todos sus deseos, y fantaseando con una relación que en realidad no existe.

Cuando una persona se enamora con facilidad, en realidad no lo hace de alguien en concreto, sino de la idea de “estar en pareja”.

Si te enamoras con frecuencia necesitas cubrir un vacío

Detrás de las personas que se enamoran con facilidad se esconde una elevada ansiedad por encontrar pareja. Estas personas suelen tener baja autoestima y dificultades para estar solas. Por ello, su objetivo es encontrar a alguien que les llene su vida, que les haga sentirse especiales y queridos.

Esa búsqueda de pareja está condicionada por una necesidad no por una libre elección. Es decir, necesitan estar en pareja para darle sentido a su vida.

Cuando tenemos una pareja por necesidad no decidimos estar con ella porque nos guste su personalidad y nos haga estar cómodos a su lado. Por ello, podemos acabar estancados en relaciones que no nos llenan o que incluso nos hacen daño.

¿Cómo gestionar la impulsividad amorosa?

Hay 3 acciones que puedes poner en marcha para superar la impulsividad amorosa:

  1. Construye una buena autoestima.
    Como hemos mencionado anteriormente, esa impulsividad amorosa parte de una baja autoestima, por tanto, primero debes trabajar en ella.
    Construir una autoestima fuerte, quererte de manera incondicional aprendiendo a estar bien en soledad y disfrutar de tu vida con independencia de estar o no en pareja, es el mejor antídoto que evitará que sientas amor hacia el primero que te regale muestras de afecto. El amor propio hace que la pareja sea una elección y no una necesidad, lo que cambia por completo de quién te enamoras.
  1. Aprende a gestionar tus emociones.

Hay emociones que no te gusta nada sentir pero de las que no puedes escapar.

Es probable que huyas de la tristeza, de la ansiedad, de la preocupación o del enfado, pero en realidad esas emociones a las que denominas negativas, forman parte de la vida.

Si intentas negarlas y evitarlas en lugar de aprender a gestionarlas, terminarás buscando maneras poco saludables para sentirte mejor. Y una de ellas puede ser engancharte emocionalmente a alguien con la falsa esperanza de que por arte de magia logre que tus emociones negativas se transformen en otras mejores.

Por tanto, es fundamental que aceptes tus emociones negativas en lugar de reprimirlas, y aprendas a gestionarlas de la manera adecuada.

  1. Busca ayuda profesional

Cuando tu impulsividad amorosa es una constante en ti y está afectando a tu vida, es probable que ya hayas intentado solucionarlo por tu cuenta sin lograr el éxito que necesitas.

Por ello, es importante que busques ayuda de un profesional que descubra las razones que hay detrás de tu facilidad para enamorarte y pueda darte las herramientas que necesitas para cambiar tu situación.


Rasgos comunes en las personas que se enamoran con facilidad

 Las personas que se enamoran con facilidad tienen elementos comunes como:

  • La baja autoestima, la necesidad de afecto y ciertas inseguridades pueden dar lugar a ese patrón de conducta. Cuando no te quieres sientes un vacío emocional que intentas llenar de otras maneras. Una de ellas es delegar en una pareja el amor que tu no te das. Por ello, buscas enamorarte de manera impulsiva, porque al hacerlo estás cubriendo una necesidad.La falta de amor propio te genera una gran inseguridad y alimenta creencias muy dañinas. Puedes llegar a pensar que tus posibilidades para encontrar pareja son muy pequeñas, que nadie va a poder quererte. Por ello, cuando se cruza en tu camino alguien que te muestra un poquito de atención, de manera automática te “enamoras”, olvidando que lo que te ha enamorado no es la persona, sino ese sentimiento de “sentirte especial”.

Es decir, estas personas tienden a confundir las señales. Realizan interpretaciones erróneas del comportamiento del otro. La simpatía o amabilidad puede ser interpretada como “está intentado seducirme”, confundiendo el buen trato con el amor.

  • Tendencia a la idealización de los demás. Las personas inseguras y/o con baja autoestima, tienen de manera natural a idealizar al otro. Siempre se sitúan en una posición de inferioridad, poniendo a la persona que acaban de conocer en un pedestal y valorándolas en exceso. Al hacerlo, les están atribuyendo características que muy probablemente no poseen. Están ciegas a sus defectos y si los ven los terminan justificando.
  • Confundir sexo con amor. Si tuvieron una noche de intimidad sexual, se empiezan a crear ilusiones que van mucho más allá de esa noche. Buscan una definición inmediata para lo que ocurrió, como si sexo fuera igual a amor, y comienzan a llamar “relación” a algo que no tiene las bases necesarias para serlo.

Sienten que estar en pareja les completa. Necesitan estar en una relación de pareja para sentirse realizados. Manifiestan temor a la soledad, lo que hace que no se den el espacio para sanar tras una ruptura, encadenando unas relaciones con otras.

Incapacidad para lidiar con las emociones que no quieren sentir. Todos tenemos días malos. Hay personas que aceptan esas emociones negativas y las viven de manera natural. En cambio otras son más débiles emocionalmente y no toleran afrontarlas ni sentirlas. Necesitan evitarlas, quitárselas de encima, deshacerse de ellas. Para estas personas el amor se convierte en una poderosa forma de evasión. Es un refugio que ayuda a tapar lo que no quieren afrontar.

En definitiva, cuando te enamoras con facilidad debes descubrir las razones que hay detás de esta conducta. Hacerlo te permitirá construir relaciones sentimentales equilibradas y disfrutar de un amor con sentido.

Si quires leer el artículo completo pincha en ABC Bienestar.

¿Y tu que opinas?

A %d blogueros les gusta esto: