¿Quieres encontrar el éxito?

Nos pasamos toda la vida buscando el reconocimiento fuera de nosotros. Queremos ser los más brillantes de la clase, los mejores padres o madres, los mejores profesionales. Y cuando los demás reconocen nuestros logros le ponemos una etiqueta y decimos que tenemos éxito.

Creemos que ese «reconocimiento» de otros hacia lo que hacemos nos hace realmente felices, nos reconforta. Es más, tenemos la absoluta creencia de que necesitamos el reconocimiento de los demás hacia lo que hacemos para sentirnos bien y de forma inconsciente, sin saberlo, dejamos nuestra felicidad en manos de los otros. Les regalamos nuestro poder personal y la capacidad para que manejen nuestras emociones. Al hacerlo, nos desconectamos de quién somos en realidad y de nuestro verdadero potencial, aquel que no está ligado a la aprobación o reconocimiento externo y que existe dentro de nosotros mas allá de lo de fuera.

Lo llamamos éxito cuando en realidad debería llamarse esclavitud, porque desde el momento en el que estamos buscando fuera de nosotros lo que ya está dentro, estamos perdiendo nuestra libertad y nos estamos metiendo en una rueda de ratón que gira y gira sin parar y no tiene fin.

Si ligamos nuestra felicidad al reconocimiento externo siempre estaremos buscando maneras de conseguir más y más reconocimiento: estudiaremos más carreras y masters, haremos horas extras en el trabajo, elaboraremos estrategias, nos fijaremos metas una y otra vez.

Nos pasaremos la mitad de nuestra vida haciendo esfuerzos para encontrar reconocimiento y la otra mitad haciendo esfuerzos para mantenerlo. Y lo haremos por la falsa creencia de que nuestra felicidad y bienestar vienen de algo que está fuera: de la opinión de los demás, de nuestro expediente académico, de las medallas que nos cuelguen, de los premios que nos den, de los ascensos laborales, de las subidas de sueldo, de la palmadita en la espalda.

Somos esclavos de una mentira y nos dejamos llevar por un malentendido. La felicidad nunca se puede alcanzar si miramos fuera.

Buscamos satisfacción personal a través del éxito, pero el éxito siempre está fuera de nosotros porque depende de las opiniones, reacciones y criterios de los demás.

No encontrarás la satisfacción que buscas si estás mirando en el sitio equivocado, lo único que conseguirás será vivir en una realidad estresante creada por ti mismo ¿de verdad quieres pasarte la vida atrapado en un malentendido?

Abandona el esfuerzo, deja de buscar fuera lo que ya está dentro de ti. No tienes que hacer nada para alcanzar eso que tu llamas éxito. Nada de lo que hagas para lograrlo te lo dará porque tu ya lo eres por el hecho de existir.

Lo único que te separa de sentirte plenamente satisfecho con tu vida es la creencia de que necesitas alcanzar el éxito para lograrlo. Suelta esa creencia, deja de identificarte con ella, mira dentro de ti y encontrarás la satisfacción que buscas.

¿Quieres encontrar el éxito? Mira dentro de ti, TU ERES EL EXITO

 

Apúntate al Blog y no te pierdas una actualización:

Loading