Busca un compañero de vida

Muchas de las personas que solicitan mi ayuda porque desean tener una pareja y no lo consiguen, nunca se han parado a pensar qué es lo que realmente quieren. A estas personas siempre les digo: deja de buscar pareja, busca un compañero de vida.

Está claro que quieren tener pareja, pero ¿cualquier tipo de pareja?

Tu concepto de pareja

Si este es tu caso, si tu vida sentimental no es como te gustaría, empieza por preguntarte:

¿Cuál es mi concepto de pareja? ¿Tengo realmente claro cómo debería ser esa persona?

Cuando no te has hecho esta reflexión es probable que le abras las puertas de tu vida a personas que tienen poco en común contigo y que la relación no vaya más allá de unas cuentas citas. O que si continua, al final no evolucione.

Busca un compañero de vida

Por eso, lo que te propongo es que dejes de buscar pareja y empieces a buscar un compañero de vida.

Y tú me preguntarás, ¿Qué busque un compañero de qué?

¿Qué significa la palabra compañero? Los compañeros son personas que se acompañan con algún fín, están en un mismo proyecto o en un mismo trabajo y se ayudan mutuamente.

Por lo tanto, un compañero de vida es una persona que forma un equipo contigo, que te acompaña en tu proyecto de vida, tú le acompañas en el suyo y juntos construís un proyecto común.

Está a tú lado y no es mejor ni peor que tú, no se hace cargo de tus responsabilidades de vida, pero sí te da apoyo.

Hay un soporte mutuo de equipo coordinado, respetuoso y amigable.

Y para que esto sea posible, es fundamental que tengas valores muy similares a esa persona, como ya me comenté en mi artículo cómo elegir bien a tus parejas.

¿Qué necesitas para encontrar a un compañero de vida?

Pero también hay dos aspectos que debes tener en cuenta para construir una buena relación:

  1. Compartir alguna afición, es decir, que disfrutéis juntos.

Una afición es aquella actividad que se realiza meramente por placer en el tiempo libre.

En pareja, una afición es aquello que os mueve juntos y donde podéis aprender, acompañaros, hacer equipo y relajaros.

A través de las aficiones se generan experiencias y un vínculo fluido basado en el disfrute compartido del tiempo libre.

  1. Compartir un proyecto de vida, que se refiere a lo que quieres lograr en la vida.

Es ir un paso más allá que tener una misma afición, y es lo que permite que la relación pase a otro nivel de profundidad.

Cuando se comparte un proyecto de vida, existe un propósito común y se está de acuerdo en cuanto la forma de alcanzarlo, porque se tienen los mismos valores.

Para que una pareja disfrute unida necesita compartir algo más que una casa, una cama o unas responsabilidades domésticas.

La vida de pareja consiste en mirar juntos en la misma dirección, que puede ser compartir una misma forma de ver la vida o tener un interés compartido.

La Clave

Conocer a una persona que comparte afición o proyecto de vida, facilita la atracción.

Esto sucede porque lo familiar nos proporciona confianza y cuando confías en alguien levantas tus barreras protectoras y puedes ser más tu misma.

¿Qué sucede cuando encuentras a alguien que tiene tu misma profesión, tus mismas aficiones, intereses o proyectos de vida? Que se generan una serie de afinidades y aumenta la comprensión mutua.

Por ello, para tener más probabilidades de encontrar a una persona compatible contigo, debes definir primero cuál es tu proyecto de vida, o al menos cuáles son tus aficiones. Así podrás salir por lugares donde haya personas afines a ti.

¿Y qué pasa si no tienes claro cuál es tu proyecto de vida o no tienes aficiones?

Para que puedas averiguarlo, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿En qué pasas la mayor de tu tiempo libre?
  • ¿Qué hace que te sientas muy bien y disfrutes?
  • ¿Es viajando? ¿Leyendo? ¿Ayudando a los demás? ¿Estando con gente?
  • Una vez tengas la respuesta, pregúntate, ¿Para qué lo hago? Y ese para qué te dará una respuesta.

Descúbrelo

Y ahora, haz una lista de tus intereses, aficiones, trabajo y proyecto de vida.

Pon al lado para qué lo haces y trata de descubrir cuál es el valor que se esconde detrás de ese para qué.

Una vez que lo descubras podrás conocer a una pareja que tengas tus mismos intereses en la vida.

Y recuerda, compartir una afición o proyecto de vida, facilita la conexión entre desconocidos.

No lo olvides, a partir de ahora busca un compañero de vida y tus relaciones de pareja serán mucho más enriquecedoras.

¿Y tú? ¿ Ya has hecho el ejercicio? ¿Qué has descubierto? Me encantaría conocer tus respuestas. Cuéntamelo AQUÍ.

¿Y tu que opinas?

A %d blogueros les gusta esto: